Arroz moreno sucio, arroz blanco fino y sofisticado


Crecí y me crié comiendo al medio día aquel arroz blanco con unas habichuelitas guisadas que tanto me gustan, con ese crujiente concon con la salsa de pollo guisada. 

Sin saberlo el arroz blanco se convirtió insalubre hacía muchos años atrás antes que yo naciera pero para mí comer arroz todos los días era normal y no dañino. Pero vamos al pasado para entender el presente.

Los agricultores cosechan su arroz y normalmente va a un molino donde se limpia y se quitan las cáscaras de los granos. Este punto, se conoce como “arroz integral” o “sin pulir”. Una vez que la cáscara se ha retirado del arroz, quedan varias capas muy delgadas. En esta etapa, el arroz está lleno de nutrientes, vitaminas, minerales y proteínas, muy saludable para comer.

La historia se detendría allí no fuera por la “modernización tecnológica”, que comenzó hace aproximadamente un siglo y medio, de las corporaciones que desarrollan tecnología para refinar el arroz y otros granos. En el caso del arroz, la tecnología de molienda creó la posibilidad de pelar el grano y pulir lo que queda en arroz blanco brillante.

Sin embargo, pulir el arroz del llamado “arroz sucio” en la forma blanca que la mayoría de la gente prefiere ha causado-sí, causado- una serie de impactos adversos importantes sobre la salud.

Un siglo y medio atrás los comerciantes que importaban arroz exigían que fueran enviados blanco pulido, por que pesaba menos y almacenaba más, por lo tanto, aumentaba sus ganancias.

Luego, a lo largo de las décadas, la cultura dominante definió el arroz moreno como “sucio” y sólo para los pobres; mientras que el arroz blanco era visto como sofisticado y moderno. 

Hoy en día un nuevo estudio de investigadores en Harvard informa que los que comen 2 o más porciones de arroz integral a la semana pueden reducir un riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 10% en comparación con las personas que lo comen menos de una vez al mes. Y aquellos que comen arroz blanco de forma regular – 5 o más veces a la semana – son casi un 20% más propensos a desarrollar diabetes tipo 2 que los que lo comen menos de una vez al mes.

Como consumidores responsables tenemos una voz la cual puede crear conciencia a dueños de supermarkets, bodegas o grandes tiendas, ya que a ellos no les conviene la ausencia de nuestras carteras. 

Pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia, vive una vida más larga y mejor, come saludable.

Advertisements

Deja tu comentario!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s