2017 Thanksgiving Menu


The season of giving is approaching and we look forward to serve you ones again this year, we are taking pre-orders. Let us do the cooking for you!

Chef Mimi

IMG_4728 (1)

Advertisements

El efecto rebote después de una dieta


Es muy posible que estés experimentando el efecto rebote y hayas recuperado el peso. ¿Por qué sucede esto?

Los expertos explican que las dietas interfieren en el sistema natural de regulación del peso. «Tu organismo está diseñado para mantener el peso natural que genéticamente te corresponde y cuando haces una dieta porque tienes unos kilos de más, y bajas de peso rápidamente, el hipotálamo no sabe si es una dieta o una hambruna y reacciona para que recuperes el peso perdido y sobrevivas», declara Luis Navarro, Director de Navarro Clínica.

Cuando se hace una dieta, una serie de ajustes en el cuerpo hacen que se reduzca el metabolismo, es decir, que se consuma menos energía para mantener las funciones vitales del cuerpo, que se sienta irritabilidad y ansiedad por la comida, que se desee comer y que prácticamente no se pueda evitar.

Es el efecto rebote. La fuerza de voluntad no logra vencer el mecanismo de supervivencia que se activa cuando se pierde peso rápidamente para que se recupere. «La alternativa para adelgazar es dejar las dietas, la mentalidad de dieta, el control sobre la comida, la obsesión por el peso y el rechazo al cuerpo y, progresivamente, conectar con el cuerpo y permitir que los mecanismos internos de hambre y saciedad nos guíen a la hora de comer y de parar de comer», afirma Navarro.

La ciencia responde

El sistema de regulación del peso es muy eficiente. Una persona consume en un año un millón de calorías de promedio y mantiene el peso natural con una precisión del 99,5%. Si se multiplica esto por 70 años sin hacer dietas y manteniendo el peso natural, es un mecanismo asombrosamente sofisticado y preciso. Es un proceso automático, es como la respiración: funciona solo. (Según detalla Jeffrey M. Friedman, especialista en genética molecular en la Universidad Rockefeller de Nueva York, en su estudio ‘Modern Science versus the Stigma of Obesity’, publicado en Nature Medicine en 2004).

Como el cuerpo autorregula el peso automáticamente, ¿qué sucede cuando queremos manipular e influir en este mecanismo? La respuesta la encontró el doctor Ancel Benjamin Keys. En 1945 realizó un estudio en Minnesota, después publicado con el título ‘Biology of Human Starvation’, con 32 voluntarios que estaban en estado óptimo de salud. Durante seis meses estuvieron en un estado de semi hambruna con el objetivo de que perdiesen el 25 por ciento de su peso y para ello ingerían un promedio de 1.570 calorías diarias. Los cambios que observaron en los voluntarios, similares a los de las dietas:

• La tasa del metabolismo se redujo en un 40%.

• Estaban obsesionados por la comida.

• Engullían vorazmente o comían lentamente, alargando las comidas.

• Cambios de personalidad y en muchos casos el principio de apatía, irritabilidad, mal humor y depresión.

• Después de 6 meses de hambre controlada, les permitieron comer lo que querían y los ataques de hambre se hicieron más intensos y el hambre era insaciable. Les resultaba difícil parar de comer. A la mayoría de los participantes les costó un promedio de cinco meses normalizar su alimentación.

Las conclusiones del estudio constataron que al dar por acabada la semi hambruna de 1.570 calorías diarias, los participantes tenían una necesidad psicológica de comer todo lo que no habían podido y una necesidad física de recuperar el peso que perdieron con la dieta. Estas conclusiones han sido corroboradas por estudios posteriores.

Millones de personas han hecho dietas después del Minnesota Starvation Experiment desde 1945 y no hay ningún estudio científico, en 72 años, que muestre que las dietas permiten mantener los kilos adelgazados a largo plazo, salvo en una cantidad ínfima de personas.

El mayor estudio y más largo en el tiempo sobre este asunto, se realizó a partir de 1991, es el llamado Women’s Health Initiative (Iniciativa de Salud de la Mujer). Más de 20.000 mujeres siguieron una dieta baja en grasa e ingerían un promedio de 360 calorías menos al día. Después de casi ocho años siguiendo esta dieta el peso seguía igual que al principio y además la grasa abdominal había aumentado.

Los Doctores Janet Polivy y Peter Herman, de la Universidad de Toronto, explican en su libro ‘Breaking the Diet Habit’, que cualquier dieta lleva a hartarse, sin importar la personalidad, el carácter o el peso de la persona que hace la dieta. Y que cuanto más restrictiva sea la dieta, más intensos son las hartaderas. Describen la dieta como un muelle, cuanto más restrictiva sea la dieta más se aprieta el muelle, y al acabar la dieta, al soltarse finalmente el muelle, más intensos son las hartaderas.

El músculo que cambiaría todo… La Imaginación


Si eres allegado a mi no te aburrirías por que siempre tengo algo nuevo en este cerebrito mio, es casi inevitable no crear o imaginarme algo nuevo. Algunas personas creen que tengo una imaginación increíble e incansable pero la verdad es que yo he ejercido mi imaginación así como tú ejerces un músculo.

Mis hijos también son muy creativos y ven en algo simple lo que otros no ven. Ellos fueron criados con la mentalidad de ¿que más podemos hacer? Así los crié por eso se les hará más fácil creer que serán una generación que impactará esta ciudad. Pero no solo a nuestros hijos deberíamos ayudarlos a imaginar, a pensar y a creer que nada es imposible, también a todos los que te rodean claro está si te quieren escuchar.

Comienza a ayudar a tus hijos a pensar en grande, ayúdalos a creer en ellos, siembra en ellos la curiosidad, la imaginación. Ya veras como su imaginación crecerá, la cual creará seguridad que los ayudará cuando sean hombres y mujeres.

Nosotros no fuimos criados así por eso se nos hace difícil creer que podemos ser grandes ahunque ya lo somos. Sin embargo tenemos ya lo que necesitamos en nuestras manos, solo falta creerlo. Desde hoy crea un cambio, ya Dios pagó el precio, ya no somos esclavos ni física ni mentalmente.

Mimi

La Presión no es Mala


Somos criados con la idea que cualquier tipo de presión es mala, algunos hasta planeamos quedarnos iguales hasta nuestros últimos días, y todo es por la idea de no estar bajo presión. Otros trabajamos mejor si tenemos presión, otros creemos que no puede haber paz si tienes presión.

En mi empresa existen diferentes tipos de presión: la inesperada y la programada; esta última es la que yo anticipo y me preparo. La presión inesperada es la que me enseña y la que me sube a otro nivel.

La presión me reta a permanecer honesta, me hace

mejorar porque me veo obligada a pensar creativamente y resolver problemas rrapidito. Pero no me hiciera bien si sacrifico mi carácter o si usara soluciones baratas. En otras palabras, no crecería si engañara, o rompiera las reglas, o si fuera en contra de mi moral como empresaria. Hacer eso es fácil. Y cuando las cosas son demasiado fáciles, no nos ayudan a mejorar. Por lo tanto, si vemos la presión como una prueba real de nuestra capacidad para pensar en nuestros pies, para innovar, para sacarrr ese tu dentro de ti, eso nos hace ganadores.

No hay mayor honor ni mayor entusiasmo que responder al llamado y lanzarte “and go for it” cuando las cosas se ponen difíciles. Cuando nos levantamos al momento con integridad y gusto, siempre mejoramos (incluso cuando no ganamos).

La presión nos ayuda a crecer, nos ayuda a mantenernos honestos y nos ayuda a comprometernos con la vida. No tengas miedo, respira profundo, tener fe en tus habilidades y recuerda que ya eres lo suficientemente bueno para enfrentar un reto, con lo que ya tú eres es más que suficiente!

¿Cómo las calorías ayudan a nuestro cuerpo?


alimentos-hierro

La respiraciónel crecimiento y la digestión en el cuerpo humano sin duda requieren de calorías. Además, si sabemos cuántas de ellas contiene cada alimentopodemos mantener un peso saludable.

Esto es lo que afirma la nutrióloga Rocío Río de la Loza, quien señala que las calorías son como “el combustible” que requiere el organismo para vivirpues sin ellas las personas no tendrían la energía necesaria para realizar sus actividades cotidianasni siquiera para mantenerse vivos.

La experta comenta que el cuerpo humano requiere de dichas unidades energéticas para funciones vitales como la respiración y la circulación.

Mientras más grande es el tamaño de la persona, mayor es su gasto energético en este rubro”, apuntó.

Las calorías son indispensables para el desarrollo del individuopara absorber nutrientes de los alimentosy para las actividades físicas o actividades que generan mucho estrés.

Río de la Loza destacó que según el sexola edadel estado fisiológico y la intensidad de la actividad que realice cada personaserá el número de calorías que necesite.

Refiriéndose a los alimentos, dice que aunque el número de calorías varía entre ellos, todos las contienen, desde un filete de salmón, hasta los pepinos y el pan dulce.

Aclaró que existen alimentos muy nutritivos con alto valor calórico como las almendras, ya que poseen una gran cantidad de grasas, pero que son saludables.

Para mantener tu peso ideal es importante tener un balance energético (gastar el número de calorías que consumes) y darle al cuerpo la cantidad de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y fitonutrientes que requiere”, destacó.

Lo anterior puede lograrse mediante una dieta variada y bien equilibrada, junto con un estilo de vida que integre el ejercicio regular.

La nutrióloga enfatiza que no hace falta contar cada gramo ni cada caloría de lo que se come, pues eso solo genera más estrés. Tampoco es necesario eliminar algunos alimentos, pues la clave está en las porciones que nos servimos en cada comida.

La especialista expuso que para llevar una dieta sana existen diversos trucos, entre los que figuran la inclusión de proteína y grasa en cada uno de nuestros platos, pues permitirá que nuestro cuerpo obtenga la energía requerida y, por tanto, que nuestra saciedad dure por más tiempo.

Asimismo, es importante practicar ejercicio a la par de la dieta, a fin de reducir las calorías que no requiere el cuerpo y evitar que se conviertan en grasa.

 

VíaNotimex

¿Por qué tomar cafeína en la noche perturba nuestro reloj interno del cuerpo?


download (1)

Un nuevo estudio preliminar sugiere que la cafeínacuando es consumida horas antes de ir a dormirpodría perturbar el reloj interno del cuerposituación que provocaría una somnolencia parecida al desfase horario durante las horas del día.

Aunque el estudio no probó una relación de causa y efecto, parece probable que tomar café de noche “no solo lo mantenga despierto“, comentó Kenneth Wright Jr., coautor del estudio, investigador sobre el sueño y profesor del Departamento de Fisiología Integradora de la Universidad de Colorado, en Boulder, EU. “También retrasa su reloj [interno] de forma que se quiera dormir hasta más tarde“.

El trabajo se centró en el reloj circadiano del cuerpo, que programa los ritmos biológicoscomo el ciclo de sueño y la vigilia, se busca comprender cómo la cafeína podría afectar a dicho reloj, que se encuentra en cada célula del cuerpo humano, destacó Wright.

Investigaciones previas señalan que la cafeína perturba a los relojes corporales de otros organismos y especies, como las algas, las moscas de la fruta y quizá los ratones.

Wright y su equipo examinaron a cinco personas durante 49 días. Tres horas antes de su hora normal de irse a dormir, se les pidió que consumieran una cápsula de cafeína equivalente a un espresso doble (con la cantidad ajustada según el tamaño corporal) o un placebo. También fueron expuestas a luz brillante o tenue, pues la primera puede reprogramar el reloj corporal y hacer que las personas quieran irse a dormir más tarde.

Los investigadores hallaron que la cafeína parecía retrasar los relojes corporales de los participantes unos 40 minutos, cerca de la mitad de lo que se vincula con la exposición a la luz brillante. Esto sugiere que la cafeína afecta la señalización dentro de las células, perturbando un “componente central” del reloj circadiano celular.

Jamie Zeitzer, profesor asistente de psiquiatría y ciencias conductuales de la Universidad de Stanford, EU, aplaudió el estudio, y refirió que la cafeína tiene un efecto más allá de solo hacer que las personas se sientan más alerta al reducir o enmascarar la necesidad de dormir.

Sin embargo, el estudio debe replicarse con una población más grande a fin de confirmar sus resultados. De ser así, ¿qué significa esto para las personas que consumen cafeína, ya sea en el café u otras bebidas y alimentos? El estudio parece confirmar lo que los amantes del café saben de antemano: no bebas café a horas avanzadas si quieres evitar sentirte somnoliento al día siguiente por la falta de sueño.

Wright recalcó que tomar cafeína antes de ir a dormir no necesariamente es malo para todos, dado que los ciclos de sueño varían de persona a persona. Agregó que la investigación plantea la posibilidad de un avance médico, pues la cafeína podría ser aprovechada para tratar el desfase horario al ser capaz de ajustar los relojes corporales.

Por el momento, lo más recomendable es no beber café antes de ir a la cama para asegurar un sueño adecuado.

 

VíaHealth Library